top1

Servicio

Nueve de la mañana en punto, estamos todos aseando a la chancha para eliminar en parte la gran cantidad de barro que se acumuló durante estos días. La idea era dejarla lo más digna posible para nuestro retorno a casa.  Nuestro punto de encuentro es el Cuartel General en donde el Cuerpo de Bomberos de Santiago forma en pleno. Nos despide con un improvisado pero emotivo discurso (hasta las lágrimas), del Superintendente del Cuerpo de Bomberos de Constitución. Orgullosos por las labores efectuadas. Es hora de regresar.

El Cuerpo de Bomberos de Santiago con sus cuatro máquinas más la K4, se dirigen a la carga de combustible en donde nos reunimos como grupo para inmortalizar en una fotografía el trabajo que nos unió durante los 3 días.

Ya instalados en la chancha siempre con nuestro uniforme puesto, se da comienzo a la caravana rumbo a Santiago. En el comienzo del trayecto, nuestro Teniente se dirige a nosotros para unirnos tal como lo hicimos el día en que partimos para agradecer a nuestro Creador por la protección que nos brindó durante todos estos días.

Durante el trayecto pasamos por el sector de San Ramón en donde podemos divisar las dos casas que tanta satisfacción nos dieron el día anterior, más adelante cruzaríamos el pueblo de Santa Olga, completamente devastado por el fuego, una imagen muy difícil de olvidar. Después de varios kilómetros y cuando ya pensábamos que todo había quedado atrás, nos encontramos con una congestión vehicular de proporciones; Carabineros mantenía el tránsito detenido y a lo lejos se divisaba una gran columna de humo, en ese instante Capitán 14 se comunica por radio a los cuatro carros de la caravana para que activen sus sistemas de alarmas y se preparen para trabajar en conjunto llegando al lugar. Solo bastó escuchar la frase “¡A tierra muchachos!” para saber lo que cada uno debía realizar. El trabajo de estos días se vio reflejado en el rápido despliegue de material y combate al fuego. Luego de esto, comenzaría definitivamente el regreso a casa. Al dejar las zonas afectadas las demostraciones de cariño no cesaron durante todo el camino, las familias en sus vehículos que pasaban junto a la caravana nos saludaban aplaudiendo y haciendo sonar sus bocinas, lo mismo ocurrió con los camiones que cruzaban en sentido contrario, sus claxon no paraban de sonar. Nuestro maquinista no se quedó atrás y retribuyó los saludos con nuestro claxon a lo largo de toda la carretera. Las muestras de cariño por parte de la ciudadanía fueron el mejor de los pagos para todos los que íbamos en esa caravana, orgullosos a más no poder de representar a nuestra querida decimosexta.

A una cuadra de llegar a nuestro cuartel, el Teniente hizo sonar la sirena dando aviso de que la chancha estaba de vuelta en casa. Nos esperaban nuestros oficiales de compañía, más algunos camaradas y familiares. Formamos en la sala de máquinas para escuchar las palabras de nuestro Capitán y Teniente 1º  quienes nos transmiten el tremendo orgullo que sienten por el gran trabajo efectuado en la ciudad de Constitución. Siendo aproximadamente las 19:00 horas, el Capitán procede a darnos la retirada.

 

“¡¡¡ DIECISÉIS!!!”


Agradezco a los oficiales por haber confiado
 en este grupo de bomberos para realizar las labores encomendadas.
A todos nuestros camaradas que se preocuparon por nosotros
durante el tiempo que estuvimos fuera
y también a los que no estuvieron de acuerdo.
 Este equipo se encargó de representar
a toda una compañía y no solo a unos pocos.
A nuestras familias por la paciencia y el apoyo incondicional,
y por sobre todo agradecer a este grupo de bomberos
que se mantuvo unido durante las largas jornadas de trabajo...


¡Honor y Gloria a la Decimosexta!

 

Gonzalo Bustos García

 

Relato de un Incendio Forestal

 

Parte II

 

A las 07:15 de la mañana ya vamos en camino al Cuartel General a la espera de nuevas instrucciones. Es jueves 26 de enero de 2017, la ciudad de Constitución tiene una combinación de humo y neblina, como anunciando que la batalla aún no termina. Esa mañana el Teniente Faúndez nos reúne para una fotografía grupal a solicitud de nuestro Capitán, quién en Santiago y preocupado por nuestra integridad quiere transmitir tranquilidad a la Compañía y en especial a los camaradas que le preguntan internamente por "los muchachos".

Vamos en camino al sector de San Ramón, localidad muy cercana a Constitución. En el lugar trabajan las cuatro compañías del Cuerpo de Bomberos de Santiago protegiendo el avance de las llamas al sector poblado; fuego que amenaza con ingresar al pueblo a través de un aserradero. El trabajo se realiza en forma exitosa, con un gran despliegue de personal durante varias horas, logrando evitar la propagación hacia las viviendas. Como forma de colaborar con nosotros, los vecinos del sector se nos acercan a entregar frutas de la zona, siendo nuestros predilectos los duraznos (realmente muy sabrosos). Mientras nuestra compañía trabaja en el lugar, el Teniente Faúndez me envía junto con el Bombero Patricio Pinto a recuperar las tiras de 72mm. a borde de la K4 , las cuales quedaron en una planta de tratamiento de aguas servidas, muy retiradas del sector, en el momento de la evacuación el día anterior.

Durante el trayecto y bordeando el río Maule, vemos los postes que conducen los cables de tensión en el camino, y que el traidor se encargó de dejarlos todos en el suelo. Pasamos por el lugar donde estaba la pequeña vivienda amenazada la noche anterior. Grande fue nuestra alegría al saber que seguía ahí, más aún al notar que era custodiada por sus tres perros guardianes parados al costado del camino. Al llegar a la planta de tratamiento fuimos gratamente recibidos por los trabajadores del lugar, quienes ya tenían ordenado nuestro material y estaban muy agradecidos por el trabajo efectuado, el cual logró evitar la propagación a los sectores de dicha empresa. Antes de retornar hacia donde estaban nuestros compañeros, llegamos al Cuartel General para retirar colaciones, agua y energizantes.

Fue grato transmitir a todos que el trabajo realizado el día anterior en el sector del Río Maule dio muy buenos resultados, sin duda fue una inyección de energía para las próximas horas.

Una vez terminado el trabajo en el sector nos dirigimos nuevamente al Cuartel General de Constitución, aprovechamos de almorzar en plena plaza de armas. Ahí se encuentra un tráiler de una conocida marca de pastas entregando almuerzo gratuito a todos los Bomberos. Un lindo gesto para quienes continuamos con este ardua labor, trabajando día a día en los incendios forestales.

Son pasadas las 15.30 horas y vamos en camino nuevamente al sector de San Ramón. El trabajo se enfoca en evitar la propagación en los bosques al costado del camino. Íbamos de un lugar a otro, de pronto la central de alarmas le comunica a Capitán 14° que en el sector hay una vivienda amenazada por el fuego. El Capitán nos envía al lugar distante a un par de kilómetros y, efectivamente la bestia se aproxima en forma violenta a dos viviendas ubicadas al costado del camino. El Maquinista posiciona nuestro BX16 entre ambas casas, el Teniente desde su ubicación en la cabina nos grita:" ¡A tierra muchachos, ya saben lo que tienen que hacer!"... rápidamente lanzamos las tiras de 72mm, el trayecto es en subida, lo que hace el trabajo extenuante. El Bombero Diego Faúndez ya está posicionado con su pitón de 72, mi mano izquierda está en su espalda para contener la fuerte presión de agua que traen las cuatro tiras que nos separan de la chancha. El enemigo crece consumiendo todo a su paso, sus lenguas de fuego sobrepasan los ocho metros, alimentado de los pinos del lugar. Pero ahí estábamos, firmes, los decimosextinos, dando una batalla de aquellas.
 
Junto a los Bomberos Leopoldo Guerrero y Javier Soto extendemos y arrastramos la pesada línea de un extremo a otro para contener a la bestia, más abajo combaten Sandro Díaz y Sebastián Navarro; mientras en la chancha, Patricio Pinto apoya las labores del Maquinista Olave y las entregas de material.  Luego de intensos minutos logramos derrotar al enemigo que estuvo a escasos metros de las viviendas... ¡La batalla era nuestra!

Ya más tranquilos y con el sabor del triunfo en medio de las cenizas y exhaustos pero felices, Javier Soto con una mirada de orgullo nos dice: " trabajaron bien chiquillos”, inmediatamente lo corrijo: " trabajamos bien", él como todos dio su 100%.

Comenzamos a guardar el material, y cuando me dispongo a enrollar la última tira veo que en el centro del patio que separa a las dos viviendas, estaba la dueña de casa junto a sus dos hijas, enfundadas en un solo abrazo. Al terminar de enrollar la tira quedo junto a ellas y al ponerme de pie la señora con sus ojos llenos de emoción me mira y me dice: “Gracias, se pasaron"… Ella sin saberlo nos entregaba el mejor de los pagos que puede recibir un Bombero. Hoy más que nunca nos damos cuenta de que todo el esfuerzo, el trabajo realizado, el hecho de dejar todo atrás incluyendo a nuestras propias familias, valió la pena.

Luego de esta experiencia continuamos trabajando, pero ahora en conjunto con el personal del Cuerpo de Bomberos de Santiago en los alrededores de San Ramón. Esta vez, la labor se prolongó hasta pasadas las 22:00 horas. Cuando ya nos encontramos de vuelta, cenamos en el Cuartel General, amablemente atendidos por señoras que voluntariamente se ofrecieron a cooperar con la entrega de colaciones.

Vemos acercarse al Capitán 14° Cía. comunicando a nuestro Teniente 3° que las labores del Cuerpo de Bomberos de Santiago han concluido por hoy. Con esto los Maquinistas tendrán un descanso reparador para emprender el viaje de regreso a la capital al día siguiente. La ducha, anhelada por todos en más de 36 horas ya era un hecho. La suerte estaba de nuestro lado, Patricio y Javier aseguraron dos habitaciones con colchones para todos, la hora del descanso ya era una realidad.

 

La Institución apoyará en diversas instancias en la comuna de Santiago y Providencia.
A tres días de la llegada a Chile y ya informados de los eventos que tendrá el Papa Francisco en Santiago, la Institución organizó el despliegue de su contingente y carros, para responder con excelencia operacional a los actos o emergencias que se produzcan en las comunas jurisdiccionales que cuida*.
Así, el Comandante (s) de la Institución, Diego Velásquez Medrano, firmó y dictó la Orden del Día N° 018/2018, donde establece acuartelamiento en las 22 Compañías, a partir del lunes 15 hasta el miércoles 17 de enero, para aumentar el personal de Bomberos (as) en los Cuarteles.
Además, se reforzarán las Compañías cercanas a la misa masiva que se efectuará en el Parque O’Higgins, evento que convocaría a alrededor de 400 mil personas. Así, el Cuartel 6ª Compañía tendrá apoyo de carro cisterna Z22, Cuartel 7ª Compañía con carro Bomba Tanker BT3, Cuartel 10ª Compañía con carro Z2 y Cuartel 17ª Compañía con carro BT18.
Dentro del Parque, el Tercer Comandante de la Institución, Ivo Zuvic García, integrará el Puesto de Comando junto a la Oficina Nacional de Emergencias (ONEMI), Carabineros y SAMU. Junto a ellos, se dispondrán 3 carros con una dotación de 20 Bomberos, quienes responderán a cualquier emergencia durante la misa.
En el perímetro exterior, por calles Tupper y General Rondizzoni, habrá dos carros para apoyar y estar atento ante la llegada de las personas, a pie o en buses de acercamiento, al evento.
Otro sector de importancia y donde la Institución tendrá personal asignado, será la Nunciatura Apostólica, lugar de estadía del Papa Francisco durante su visita a Santiago. La 13ª Compañía, tendrá una guardia permanente con 6 Bomberos, para atender a cualquier requerimiento que se produzca en dicho inmueble.
El Cuerpo de Bomberos de Santiago (CBS), tras integrar las reuniones con la organización de la visita papal, generó un estricto protocolo para asegurar y reforzar la respuesta a las diversas emergencias que tenga la comunidad entre el lunes 15 y miércoles 17 de enero.
 *Santiago, Recoleta, Independencia, Estación Central, Providencia, Las Condes, Vitacura, Lo Barnechea y Renca

Parte I

Siendo las 06:00 de la mañana del día miércoles 25 de enero de 2017 caen los timbres del Cuartel de la Bomba Chile, indicando nuestra salida en apoyo a la ciudad de Constitución. Nueve bomberos conformábamos la tripulación que por tres días se enfrentará a un enemigo conocido por nosotros, pero con una furia jamás vista en nuestro país. Eran semanas en los cuales el sur de país, se enfrentaba a uno de los mayores incendios forestales de su historia.

Se iluminan las balizas de nuestro BX16,  al mando del Teniente 3° Felipe Faúndez; en la tripulación los bomberos: Patricio Pinto, Javier Soto, Diego Faúndez, Leopoldo Guerrero, Sandro Díaz, Sebastián Navarro y Gonzalo Bustos; en la conducción nuestro Maquinista Arturo Olave. El punto de encuentro, cuartel de la 1° Compañía del Cuerpo de Bomberos Metropolitano Sur. En representación del Cuerpo de Bomberos de Santiago, concurren Z2, BX16, H18, BX21. Antes de partir nuestro Teniente 3° nos reúne para encomendarnos a Dios y, pedir por la unión y protección de este grupo de hombres.

La caravana en pleno hace sonar sus sirenas, indicando que el combate está a solo horas de comenzar. En nuestro BX16 alias “la chancha”, el ambiente es tranquilo y distendido; el compañerismo y la unión son esenciales para un Bombero y en los próximos días, éstas condiciones serían claves para lograr el objetivo propuesto por los Oficiales e incluso volver a reunirnos con nuestras familias.

Luego de varias horas de trayecto entramos al camino que nos debería conducir al centro de Constitución. A simple vista no se veía nada fuera de lo normal, pero solo bastaron unos pocos kilómetros para  evidenciar la gran catástrofe que se venía sobre el pueblo de Santa Olga, pueblo que hasta ese instante era completamente desconocido para el personal. Casi sin darnos cuenta y con poco tiempo para reaccionar, en una de las tantas curvas, aparecen un par de carros detenidos a la orilla del camino, junto a ellos estaba el Comandante del Cuerpo de Bomberos de Constitución, quien nos hace señas para detenernos a apoyar las labores en el lugar. El Teniente Faúndez rápidamente da las primeras instrucciones, y aunque aún no llegábamos a destino, ya estábamos enfrentados al fuego traidor.

El fuego estaba relativamente lejos, pero solo bastaron algunos minutos para que estuviera frente a nosotros y nos hiciera saber que un pitón de 52  no es tema para él. Nuestro enemigo creció sin control obligándonos a salir del lugar. En nuestro replegar nos damos cuenta de que estamos completamente solos, las máquinas que ahí estaban cuando llegamos, ya se habían retirado. No podíamos hacer nada más, sin agua en el lugar nuestro enemigo nos daba su primer golpe. La reflexión, una lección para los próximos combates.
El humo y las cenizas pasarían a ser una constante en las jornadas siguientes. El pueblo estaba rodeado de pinos y el fuego no paraba de avanzar. Al poco andar nos topamos con un gran sitio eriazo, en el lugar se encontraban Bomberos de distintos Cuerpos. Entre ellos, unos muchachos con sus ojos llenos de lágrimas, dejándonos entrever la triste noticia ocurrida solo unos minutos antes en un lugar cercano; el enemigo, ese fuego traidor, tomaba su primera víctima, convirtiéndolo en el primer mártir del Cuerpo de Bomberos de Talagante. El comandante del Cuerpo de Bomberos de Maipú formó a todas las compañías presentes para confirmar la triste noticia y nos mantiene en el lugar a la espera de nuevas instrucciones.

Solo unos breves minutos después ya vamos en camino a nuestro segundo combate, pero acompañados de la unidad  Z2. Se trata de dos casas a la orilla del camino rodeadas de pinos y con el fuego próximo a llegar. BX16 y Z2 se posicionan para el ataque en un camino de tierra. Se despliega material, nuestro pitonero se enfrenta con el enemigo, se llenan las mochilas y se extiende el manguerín para ir apagando las múltiples pavesas que propagaban el fuego en los alrededores. La situación es cada vez más adversa, el enemigo alcanza rápidamente los pinos del lugar, llegando a superar los 10 metros de altura. Nuestro pitonero hace su mayor esfuerzo pero el fuego se hace cada vez más incontrolable; hay que replegarse rápidamente, no hay tiempo para guardar nuestro material… ¡¡¡Hay que salir!!! El Maquinista comienza a mover nuestro BX16, junto con ella el material desplegado y todos apoyando las labores de evacuación para no dañar nuestras tiras.

Las pavesas encienden el otro lado de la carretera produciendo otro combate que se torna cada vez más violento. Quedamos sin abastecimiento de agua; Teniente 3° da la orden de evacuar definitivamente el lugar. Lamentablemente el enemigo nos dejó una cicatriz: una de sus pavesas encendió la piscina ubicada en el techo de la chancha, la cual apagamos rápidamente pero el daño ya estaba hecho. Con nuestro material ya guardado y el sabor amargo de la derrota nos retiramos de aquel lugar con la convicción de una próxima revancha. Solo llevábamos unas pocas horas en el lugar y la experiencia vivida ya era muy intensa. Desde ese momento en adelante el ataque al fuego sería distinto, por la intensidad y violencia del enemigo usaríamos pitón de 72.

La hidratación y alimentación debieron ser constantes, el desgaste era extremo. Por esa razón no podíamos siquiera tener la sensación de hambre para evitar posibles desmayos o fatigas. Las barras de cereal pasaron a ser fundamentales durante las próximas horas y días.

Nuevamente en camino a Constitución nos tocó pasar por el lado de un aserradero. Sus troncos, en gran cantidad, apilados ardiendo a un costado del camino nos trae una nueva preocupación: ¿Será capaz la chancha de cruzar hasta el otro extremo a pesar de la fuente de irradiación de calor en el lugar?... El maquinista volcó su experiencia al volante, más el apoyo de toda la tripulación logramos pasar sin novedades, llegando incluso a celebrar por tal hazaña a nuestro maquinista. La chancha estaba intacta.

La carretera nos llevaría al centro de Santa Olga. Nos detenemos en el lugar debido a la gran cantidad de gente que allí se encontraba. Sus rostros lo decían todo. La preocupación es máxima, ya que a lo lejos se ve el avance del traidor en medio de los bosques de pinos. Ayudamos a un vecino del sector a sacar todos sus enceres desde su hogar, presagiando la tragedia que llegaría durante la noche. Luego de un rato aparecería en la camioneta K4 el Capitán de la 14° Compañía, quien estaba a cargo de la Institución. Nos andaba buscando y tenía información de nuestras labores en esas pocas pero intensas horas en el lugar. Nos condujo hasta el Cuartel General ubicado en el centro de Constitución, donde nos reunimos como Cuerpo las cuatro compañías presentes. Los oficiales a cargo se coordinan para enfrentar las próximas emergencias. El descanso fue breve, las cuatro máquinas ya estaban en camino a una nueva batalla. Esta vez la ruta fue bordeando el Río Maule hasta llegar a una planta de tratamiento de aguas servidas. El lugar está rodeado de bosques; el fuego se acerca peligrosamente y la planta almacena productos químicos. El primer ataque se realiza a las afueras de la planta, logrando de forma exitosa contener el avance de las llamas. Luego BX16 y BX21 se posicionaron al interior de la planta con dos líneas de 72. Se espera la llegada del fuego al lugar que se aproxima desde la parte más alta del cerro.

Acá la planificación varía según el comportamiento de las llamas. Capitán 14° comunica por radio que debemos evacuar en forma urgente y no perder tiempo recogiendo material ya que el fuego está muy violento a pocos kilómetros del sector y podría impedir el paso de las máquinas. Rápidamente tripulamos nuestra BX16, las tiras de 72 quedan en el lugar pero como buenos caballeros del fuego nuestros dos pitones se van con nosotros.

Es de noche y solo bastaron un par de kilómetros para encontrar al fuego traidor asechando con sus lenguas de fuego nuestro paso por el camino. Por segunda vez en el mismo día, el Maquinista enfría su sangre para cruzar con éxito el camino. Al otro extremo nos espera Z2, H18 y BX21. Nuevamente desplegamos nuestras tiras con pitón de 72. El ataque es frontal, logrando evitar que el traidor cruzara el camino y tomara la pequeña vivienda que se encontraba en el lugar. El trabajo es apoyado con motosierra, con un buen dominio de esta herramienta, el Bombero Javier Soto hizo de las suyas cortando las ramas de los árboles más próximos a la casa. El trabajo se prolonga por varios minutos. Vecinos del sector se nos acercan con agua, pan y frutas; apoyo fundamental para mantenernos con energía y la moral en alto.

Junto al Bombero Sebastián Navarro tuvimos que convencer al dueño de casa a que debía desalojar con su familia su vivienda. El riesgo de permanecer ahí era muy alto. Nos retiramos con la satisfacción de haber dado lo mejor y con la esperanza de que esa casa no fuera consumida por las llamas.

Es cerca de media noche y estamos en el Cuartel General de Constitución. Bomberos de distintas partes de Chile nos acompañan esta noche. Los saludos van y vienen como si nos conociéramos de toda la vida. Es una nueva inyección de energía para la catástrofe a la que nos estábamos enfrentando. Cofradía Bomberil es lo que se respiraba en el ambiente, el cansancio no pasaba inadvertido; fueron doce horas de trabajo intenso que fueron retribuidas con una cálida cena.


Nuestro Teniente nos comunica que podremos descansar algunas horas en un hostal cercano. Al llegar al lugar nos encontramos con la sorpresa de que no quedaban colchones disponibles… ningún decimosextino reclamó. Extendimos nuestras cotonas de trabajo en el piso, nos sacamos nuestras botas y jardineras, y siendo la 01:45 de la madrugada nos dispusimos a recargar energías para la siguiente jornada.

 

Autor: Bombero Gonzalo Bustos.

Edición: Decimosexta Compañía

 

Complejo y extenuante trabajo realizaron los bomberos de nuestra compañía, en un incendio que se declaró durante la tarde del pasado miércoles en la intersección de las calles Avda. San Alberto Hurtado y German Yungue, en la comuna de Estación Central. Producto de un incendio que se declaró pasado las 17.30 hrs. Alrededor de 100 personas de nacionalidad extranjera quedaron damnificadas tras perder la totalidad de sus enseres en la propiedad siniestrada. Más de 10 compañías del cuerpo de bomberos de Santiago concurrieron a la emergencia, la cual pudo ser controlada luego de 2 horas de intenso trabajo.

 

Necesitas Flash para escuchar aquí.

Decimosexta Compañía del Cuerpo de Bomberos de Santiago - Bomba Chile
Av. Cinco de Abril 4944  /  Teléfonos: 27794964 - 27791572
Estación Central - Santiago
2018